Filo

Mientras tu filoso acero solo me tuvo como a una piedra amante, yo solo pedí que te atrevas al menos en un murmullo, a decir que tu amor tenía otro rumbo, que tu filo se asentaba en otras piedras.
No quieras más de mí el camino oscuro de una condena que tu cobardía pretende que cumpla eternamente.
Voy a amputar de mi un rojo intenso ruego, uno último.
Ya no voy a mostrarte mi cuerpo doblado a la intemperie, húmedo, tiritante, frio, exigiendo algo de coraje en acciones tuyas. 
Y será la última vez que me apedrees con piedras sucias y viles, que me ates con sogas trenzadas en engaños, que me dispares con aromas de enredaderas naranjas y frutos de arboles plateados de nuestras primeras tierras fértiles.
Y cuando yo al fin pude escapar, en un desliz de tus intenciones, corrí con las marcas de tus sogas y las manchas de los colores fríos que tenían tus piedras y con el aroma de los frutos enredados y profundos  y en mis pies, se enterraron las espinas puntiagudas de un jardín que nunca fue cuidado.
Y tuve el coraje de abandonarte, de olvidar los crímenes de tus acciones.
Y al fin…
Reclamé mirando a través de mis ojos secos, genuflexo pero erguido que me sueltes, para que mis miedos se hicieran pánicos, para que fueran inevitables, para que se convirtieran en otro destino.
Y deseé oníricos roces nocturnos, donde lejana y azul océano, una daga pidió poseerme.
Y sentí que me obligó a merecer un romance épico. 
Y supe que aceptó mi abandono.  
Y vi que permitió mis lágrimas de sangre. 
Y temblé cuando valoró el filo puro que conciben mis manos de artesano.
Y me di cuenta que curó los tajos de los filos.
Y no me dejará nunca y jamás me abandonará. 
Y su nombre ya lo he oído.
Y lo escribí con tintas despojadas de negros.

Y a ella. Solo a ella…
De a poco iré entregándole mis miembros.
Sin dolor y sin sangre, porque sus filos lo que cortan son mis miedos.
Y ahora sé que a ella yo me entrego.

A la daga que ahora yo afilo.
Advertí que me impresiono por necesidad.
Ni tan soberbio ni tan escaso,
Las vieiras fueron solo para vos.
Todo el resto para mi.
Cuan profunda llega a ser la herida
Cuando atroz, paraliza y retuerce
Como acepto que tal vez la merezco
A ella
Cósanme con sisal
O mejor, demuestren, que mi sangre
Ya no se derrama en vano
O que se escurre ente viles colmillos
Hambrientos y fríos
Convénzanme, que cálida, alimenta
Feroz a sus perseverantes labios
Mientras audaces se adueñan de mis huesos
Déjennos solos y concédannos el intento

Abri tus fauces
Apunta al tibio de mi vida
Morde fuerte sin piedad
Y no sueltes ni un hilo de saliva
A solo un tropiezo estoy de enamorarme
No me obligues a suplicar con amoral culpa
Por un instante más de egoísta soledad
Permitime acabar de escupir las filosas púas
Y endulza los finales a los que me llevaste
Insistí con tus cálidas bondades
Arrancame la posibilidad de defraudarme
quedate sola un rato mas en mi cama
Conocela, entibiala, desarmala, perfumala
Mientras construyo un camino hacia vos

Si lo pienso un rato, ni tengo tiempo para perder en comulgar con tu circunstancia.
Acaso voy a tratar de contarte, que al pensarte a diario, en la tardes, siento el colchón que te llevas doliéndome en mi espalda?
Peco de ingenuo, no!, delinco y consiente, al creer que unas palabras que te digo pueden cambiar algo.
“No voy a permitir que te separes “, la otra noche te dije esa frase creyendo ser un gurú marital,
Si algo caracteriza nuestra amistad es la bordo y tibia, mutua necesidad.
Ardor y picazón que se calma tan solo con un martes cómplice, inmaduro y mártir, firme en el tiempo.
Se te acabaron las fichas, la casa se reservó el derecho de admisión y permanencia.
El regodeo Bukowskiano tan atractivo ya no decora.
Se le acabo el changüí al artista. No somos artistas
Solo por ser hoy me atrevo a decir que, de la bolsa de gritos recogidos en mis más revueltos íntimos reclamos, solo saque un caramelo media hora,
Hoy te voy a dejar de acompañar, voy a confirmar mi check in y de paso, egoísta, entrar en pausa de vos. Tengo adelante mío 12 días anhelados.
Sos tan cobardemente hijo de puta que no vas a ser capaz de quitarte la vida en mis vacaciones.
Solo por eso mereces una remera de miles Davis. Y yo algo, de sol.
Aca en un dia humedo y lluvioso trabajando como los ultimos años de mi vida en tierras mias y lejanas de las fronteras de mi pais, haciendo patria sin robar y sin mentir, dejando pasar el irrecuperable tiempo que se escabulle entre mis dedos de disfrutar a mis hijos, de estar frente a los que me olvidan por no estar,  no puedo dejar pasar una foto que me impacta. Ni mas ni menos de lo que me impacto a diario con la cercana realidad cruda.
Solo voy a recordar una frase del Libertador Simon Bolivar. Aunque seguro podra alguien decir que no fue de el. "Cuando la Tiranía se hace Ley, la Rebelión es un Derecho"
Yo no hago politica. Yo no me quiero perdurar en un busto. Yo banco una revelion hoy. No banco una cobarde intencion de perpetuidad tiranica con propaganda de revolucion. Rezo por mis hermanos venezolanos. Por nosotros. Por la razon. Por la paz. Por la humanidad.

Juan jose marin abadie

El hombre que añoro




Escucho a la certeza acercarse con duro paso, cuando en realidad se desliza por lisos y empinados toboganes de chapa, fríos como duros hielos de vértigo.

Mientras, las culpas, arrepentimientos e iras, se escapan por tristes recuerdos que derriten a su paso suelos que se hacen surcos.

Y en ellos se siembran plantas que me hacen esclavo de una deuda, una que pago en cada brote que al nacer impugnan sin perdón mis intenciones.

Sin remedio me entrego a la aceptación del fracaso, sabiendo que la fortuna de mi pasado, se socava de a poco en baches de actos que chorrean ilusiones que se pierden en páginas ya escritas.

Solo me queda aceptar que jamás volveré a tenerte.

Peor aún, jamás volveré a sentirme dueño de la mujer de mi vida ni a sentirme el hombre que añoro.

Los pétalos de tus virtudes.

Mi cuello siente venas caudalosas
Rojos densos, un carmín seductor
La celebración de la pasión.
Y… celebrar….., aviso… es desmesurado,
Un abrupto regocijo inmoral, audaz,
Una kermese de goces coloridos,
Un revoltijo de festejos paganos.
Un desmadre desafiante de placeres.
Un íntimo grito provocador que invita.
Una mirada de desdén al rostro de los logros
Una faena de presas muy propias.
Y en ese mi rio de sangres brutalmente mías, es…
En donde, el regocijo nutre más que la crueldad,
En donde se mastica lo bueno,
En donde se soba lo procaz,
En donde, se escupe lo probo,
En donde se digiere lo intenso.
Y después, solo luego, recién cuando
Ni un vestigio del bacanal perdura.
Una otoñal lluvia lava el momento,
Y tomándose su tiempo,
Tal vez impertinente,
Usando mis entrañas
Apuntando hacia la tierra
Deseando mirar hacia el sol
Doy a luz a tu imagen,

Una flor con los pétalos de tus virtudes.
A ese vértigo, desprolijo, absurdamente inestable, crudamente condenatorio y sagazmente nuestro,
Ya no puedo acusarlo.
Como inevitablemente voy a permitirme ser tan estúpido de no definirme con lo nuestro .
Festejemos, corrompamos hasta confundir cualquier vestigio pagano de nuestra fe.
y... mejor, me defino yo. Seguro a otro que se atreva no lo tolerare.
Si, atrevete a editarme, hace que todo sea un sueño de nueve días,
Dame tranquilidad impositiva y whisky barato,
Dame un jardín abierto,
Dame a tus hijos cuando sientas que vos no podes.
Dame verdes hongos que trepen por mis piernas.
Dame azules que borren las cálidas lagrimas de ayer
Dame un arco para traspasar con una flecha el hartazgo de la belleza que me diste.
Enamorate del asesino probo que con suave calma rasa, se apropia, devora en intimidad tus pristinas cualidades y con pausa clave, sazona a mi gusto.

  



Me acuerdo

yo me acuerdo de vos en cada gota de lluvia a la mañana,
en cada dolor de acidez,
en cada estrella impertinente que asoma en la tarde,
en cada vacio de mi pecho,
en cada hartazgo de lo cotidiano queriendo morder,
en tu boca implorando que seas solo mía.
en el aroma de una flor sin aroma pero que es blanca y linda,
en un enojo de tráfico,
en un dolor de angustia adolescente de mis hijos,
en añorar lo que deseo,
en un billete de 100,
en tus dientes…


Vi a esos tus ojos pintados ese día
Mire un Negro fondo esparcido
Roce el espesor solido de tu mirada
Definí tus parpados tibios al moverse
Trague un ritual demoledor de prejuicios
Vi la velocidad chocar en mi pecho vacío
Escuche lo intenso de tus intenciones
Olfatee tus olores rojizos y sabor marfil
Recorrí geográficas imperfecciones suaves,
Devore en instantes un gourmet menú salvador
Sufrí cada segundo por la culpa de sentir fe
Ahora lamo lo inevitable…
El placer de arder en exquisitos exabruptos
Mientras al amanecer tu sombra dibuja finos mied
Si sabes que no uso curitas,
 Como seguís con ese enredo que busca mi sangre?
Las lágrimas no te sacian?
Sabe que podes condimentarlas.

Estoy re gourmet para tu catering.

Las palmas se juntan cuando se le  pide a dios,Las palmas las junté mucho sin pedirle a dios.Las palmas junto agnóstico significando, y huelen a vos.Las palmas se frotan saboreando a otra, no a vos.Frotan deseos impares que no son vos.Piden absurdos perdones en donde no estas vos.Mastican crudos guisos en los que no estas vos.Se abren y gestionan, costumbres en donde no estas vos.Se mezclan en dulces actos en los que no estas vos.Las palmas se juntan cuando le pido a dios.Las palmas no se conocen más cuando está tu dios.Las palmas pidieron otro dios



El, Lo, La, Le, era acá, tal vez con vos,
Se me está haciendo suave,
Tu talle cayó por dos de los desniveles
Caíste por el suave tobogán
Mientras que yo no caigo y si me deslizo
Y modesta, sabiamente, sentiste me, rugoso,
Me asusta tu mirada mía, tus ojos míos que hoy no juzgan
Cubierta celeste inimputable 
Absorta casi perra y perfil que se me ríe socarrona..
De que valió avisarnos, cuando ya la traición enterró vetusta herencia. 
Impútame todo esta noche.
Dormís, que lindo dormís.
Desperta recién cuando sepas sin dudar que te voy a sonreír al alba.
Una vez de tarde, leí en un virtual mensaje, una declamación.
“Yo siempre entre por la puerta grande”
Muchas tardes pasaron desde esa tarde y en ese lapso,
me desoriente, me reí, me corregí por subestimar, me obligue.
Te disfrute, me regocije, me infle, te confundí, te enamore.
Me enamore, me deleite, me asuste, me reencontré.
Me justifique, aun reconociendo eso como pecado, lo hice.
Conté cada una de tus vertebras atrapado entre latidos y suspiros.
No mentí, atendí básicas condiciones y además gocé de esa libertad.
Como me hubiera gustado crear esa puerta digna de vos.
Siempre te sentí inalcanzable y cuando tu mirada se arrimó a mí,
la intención, el asombro, el destiempo y la realidad, se mostraron.
Desde hace  7 días el silencio es lo único que nos une.
Ya no te idealizo, ahora tan solo suavemente te admiro.


tal vez mi tortura sea creerte tan mía,
tan dueño de cada rincón de tu cuerpo,
tan esclavo de tu labio,
tan propiedad de tu sexo,
tan obligado a entregarme a tus caprichos
que jamás voy a encontrar en libertad alguna
ni en nadie que se entregue a mi ,

nada como mi vicio de vos
Mis Manos como garras no son puños que atacan, se cierran dejando dentro miedos viejos, vahos densos, presos sueños.
Atrapan Calor contenido en una helada contracción.
Muriendo en bajada y de lejos debiera regresar de a poco.
Y me protejo, me cuido de sentirme vivo y suave.
Hasta el imaginarte primavera oso.
Y amo a distancia, asesinando la posibilidad de que te concretes.
Sacrificando tu intención peco.
Y brutal delinque mi alma con sádica cobardía.
Mientras rifo mis tripas me vanaglorio.
Y aun así, cansado, mórbido y grosero, No me acuesto a tu lado.
Tal vez, estúpidamente, me encuentro así.

Y sigo volviendo a mirar mis garras, cerradas como antes pero abrazando tu perfume.
Rubia, o pareciera que es….  Perseverante hadita que con sus hábiles armas, se mete en tu más protegida intimidad.
Pasea por entre tus rincones y deja esa estela
Empalagosa, naif y simple, tan pura como la de aquella niña del jardín.
Los senos más suaves del barrio, la chispa más cara.
Su necesidad urgente de complacer.
Casi como única posibilidad de sentir amor.
Tan tierna y tan provocadora de miedo.
Tan simple y tan difícil de digerir.
Tan especial y tan ella……..

Un Atelier en Santiago

Esto se trata de un pendiente. De uno que tengo contigo. No, en realidad no es uno, es una bolsa de pendientes, Un baúl de pendientes, Un Galpón de pendientes. Nacieron en un Bellavista, en el Santiago suave, cómplice, amigo mío. Fue en una noche casual; de tacto suave pero color Escarlata, como la sangre que suda por los poros de unos pies sabrosos, ásperos y sufridos de un fandango brutal. Hubo placeres, tragos compartidos con amigos e intenciones claras de goce. Sentí en un momento un vil instante, vil pero de deleite, pasión y desborde, fue mientras mis ojos tímidos te apuntaban con la intención de devorarte pero sin que vos lo notaras. Aun no sabía tu nombre, estaba entregado a disimular los instintos. Martinis, Vodkas, charlas…. De golpe un telón se abrió, hiso girar mi cabeza hacia el escenario y me evadió de ardores crudos en los que me encontraba casi hipnotizado con tu imagen. De pronto, El arte de una Carola anónima todavía para mí, derramaba lisuras bajo coloridas luces, sobre tablas y flotando entre cajas, palmas y cuerdas gitanas. Ahí, entre palpitaciones, miedos, lascivas intenciones y dolor cargado por las heridas recientes que llevaba agarradas aun en mí, decidí descubrirte. El destino, que a veces tiene nombre de pila y hasta apellido, con reciproca mirada, torcida sonrisa y deseo procaz, puso en mi mano una pequeña llave. Creo que nuestras miradas fueron por primera vez tan cómplices que podrían haber sido merecedoras de una condena. Mi memoria tiene más momentos, pero hablarían de los pendientes….. Como los pendientes por definición tienen que un día dejar de existir, Sé que seremos sus verdugos. Y en unos cerros coloridos, con unos piscos Sour, algún vestido de algodón verde, toboganes metálicos, mar, ascensores de antaño, caminaremos satisfechos, tal vez hacia la terraza del Turri a embriagarnos con mariscos y vino, por haber cumplido quizás o por tener que volver a intentarlo. Esto se trata de un pendiente. De uno que tengo contigo. No, en realidad no es uno, es Una bolsa de pendientes, Un baúl de pendientes, Un Galpón de pendientes. Nacieron en un Bellavista, en el Santiago suave, cómplice, amigo mío. Fue en una noche casual; de tacto suave pero color Escarlata, como la sangre que suda por los poros de unos pies sabrosos, ásperos y sufridos de un fandango brutal. Hubo placeres, tragos compartidos con amigos e intenciones claras de goce. Sentí en un momento un vil instante, vil pero de deleite, pasión y desborde, fue mientras mis ojos tímidos te apuntaban con la intención de devorarte pero sin que vos lo notaras. Aun no sabía tu nombre, estaba entregado a disimular los instintos. Martinis, Vodkas, charlas…. De golpe un telón se abrió, hiso girar mi cabeza hacia el escenario y me evadió de ardores crudos en los que me encontraba casi hipnotizado con tu imagen. De pronto, El arte de una Carola anónima todavía para mí, derramaba lisuras bajo coloridas luces, sobre tablas y flotando entre cajas, palmas y cuerdas gitanas. Ahí, entre palpitaciones, miedos, lascivas intenciones y dolor cargado por las heridas recientes que llevaba agarradas aun en mí, decidí descubrirte. El destino, que a veces tiene nombre de pila y hasta apellido, con reciproca mirada, torcida sonrisa y deseo procaz, puso en mi mano una pequeña llave. Creo que nuestras miradas fueron por primera vez tan cómplices que podrían haber sido merecedoras de una condena. Mi memoria tiene más momentos, pero hablarían de los pendientes….. Como los pendientes por definición tienen que un día dejar de existir, Sé que seremos sus verdugos. Y en unos cerros coloridos, con unos piscos Sour, algún vestido de algodón verde, toboganes metálicos, mar, ascensores de antaño, caminaremos satisfechos, tal vez hacia la terraza del Turri a embriagarnos con mariscos y vino, por haber cumplido quizás o por tener que volver a intentarlo.
Cenicienta, tres lunares, estrella del sur y el bies de su vestido
Teníamos las manos agarradas buscando bailar con cierto estilo que nos regocije. Se me escapo un estúpido "que miedo te tengo". Me apretó cada mano, levantó mis brazos con intensidad y me empujó a la pared con la osadía y bravura de una guerrera. Clavo la mirada en mis ojos que no se permitían ni un segunda abandonarla. Hizo una pausa intimidante y me dijo "a que le tenes miedo ?". Sometió mis temores y con audaz valor pude comenzar a invadir sin cobardías las pecas infinitas que enmarcan sus dos lunares en la espalda y ese solitario y protagonista que se impone sobre su pecho. Mi tacto se liberó y abriendo paso de intención, me anime a degustar sus labios tan lúcida como apasionadamente, inspirar los aromas de su cuello. Y finamente leer con las yemas de mis dedos, la suave tela que cubría su cuerpo con exactos bieses, suavidad de china seda y motivos sobrados de elegancia. Fue ahí que con valientes recorridos no contuve mas a dulces roces. Intensos, ocultos y lascivos deseos irrumpieron bravos e impertinentes las inmensidades de su cuerpo. Ella fue dócil, gentil, decidida y clara. Quiso darle libertad y permiso a mis sentidos. Quiso decirme que no es fácil, me permitió sin hablar, que sea atrevido pero prudente . Y durante mágicos instantes se entregó a mi. Hasta que la medianoche, como a Cenicienta, antes de que su carruaje se convirtiese en calabaza se la llevo. Tal vez guiada por la cruz del sur y la promesa de una próxima vez.
jUAN JOSE MARIN ABADIE

Mis Garras

"Todo lo que he dejado escapar posee las marcas de mis garras."

Hace algún tiempo, una poetisa, que entiendo ese oficio será una de varias virtudes junto a un claro dote de capacidades necesarias, me susurrame ronda y entre cierto dolor aderezado con justa pizca de placer, me pellizca, naif pero vilmente, en exquisitos rincones de mis pensamientos.
Es claro que hablo de virtudes que sin duda estarán equilibradas y justamente compensadas con aún algunos no descubiertos (por mí al menos), defectos, que evidentemente estarán, si, bien justificados.
Que extraña explicación para hacer practico el uso de balanzas a partir de ahora.

Parece que me estoy atorando en una búsqueda que me acerque a elegir la palabrita reveladora de lo que ella me viene provocando.

“Esta empresa debería ser sin duda lo primero en que aventurarme a estas horas”.

Tiremos palabras.
Un trago, Ufff, suave Pure Malt se acaba de deslizar como jazmines carnosos por mi garganta.

Salú… Parece que se están atreviendo a salir…
Temor
Deseo
Cobardía
Sobresalto
Cortedad
Lujuria
Timidez
Inseguridad
Certeza
Suavidad
Pasión
Ideal
Suena a cierto Status de miedoso y/o herido…?

Graciosa y sarcásticamente pareciera ser que si en los últimos tiempos algo fue capaz de mantener su Status, eso sería este Gazpacho de sensaciones cercanas al menú “Miedos y Desengaños”. (No ubiquemos esto dentro de un rango de valentía y cobardía), seamos más imaginativos.

Algunas veces supe vomitar filosas frases en donde entre Scotch y Scotch, el miedo fue protagonista. Destaquemos al menos que mi lugar frente a él supo estar en muy distintas posiciones. Desde erguido en la cima de algún Everest, hasta patéticamente acovachado en una trinchera poseído por el terror y el pánico.

Cambiemos de camino por ahora y corramos a describirla a Ella.
Belleza
Alegoría
Fineza
Impúdica silueta
Dudosa soberbia
Intimo deseo
Madurez
Provocación
Desparramo de pecas
Huesos desvergonzados
Labios sutiles
Boca que quiere poder
Mirada atroz y esquiva
Madre
Geografía única y gentil
Perturbadora
Sádica mujer que me pone insomne.

Y un taco Aguja Rojo.


Esto acá no termina.

¿Quiero seguir devastando mis garras aún no usadas en vos para recuperarte sin siquiera haberte tenido jamás?

¿Puedo estúpidamente cometer el pecado de dejarte escapar?

A ese pecado, Dios a mí no me lo perdono jamás, y nunca lo hará; Pero lo más atroz es que yo no me lo perdonaría en absoluto una vez más.


Juan José Marin  Abadie

PD.: Lo que mas me intima es aun no haberme atrevido a atreverme con ella.

Cuando te olvide

Cuando hay pregunta y no respuesta
Cuando se da tiempo con dolor
Cuando sin coraje se juzga
Cuando las lágrimas se espejan
Cuando se pide por favor
Cuando es un hilo la paciencia
Cuando se parte hasta el temor
Cuando se temen las penurias
Cuando se acaban las angustias
Cuando no existe el perdón
Cuando la culpa se mastica
Cuando el amor es canción
Cuando se ríe ante un recuerdo
Cuando se defiende una acción
Cuando se llora con razón
Cuando cuesta una decisión
Cuando la brújula murió
Cuando los ojos no se miran
Cuando explota la emoción
Cuando se está casi entregado
Cuando al fin pinta el valor
Cuando el tiempo aprieta duro
Cuando saltar es una audacia
Cuando no existen más palabras
Cuando el demonio se te unió
Cuando el ángel no sos vos
Cuando el olor no se recuerda
Cuando la piel ya no se roza 
Cuando el demente no soy yo
Cuando se pide que se crea
Cuando el cansancio es un temor
Cuando a dios se lo asesina
Cuando el pánico escapó
Cuando la distancia te acaricia
Cuando la vida es un zanjón
Cuando la historia te convoca
Cuando ya nada más te une
Cuando se esfuman los abrazos
Ahí, justo ahí.
Cuando arrepentirse ya es muy tarde
Recién en ese cuando….
Sin más llanto ni pasión, voy a olvidarte.

Se Busca

Busco Novia.
Pareja, Compañera, Libre de "rubeola", envuelta en valor.
Resuelta en gracia.
Con ganas de trabajar en mí, en principio sin cansancio,
Experta en desamores, con un máster en vereda, un título bachiller y conocimiento de rayuela.
Corajuda para enfrentar las cosas con alguien al lado,
Necesitada de mimos en sillón con vista a una película.
Artista de lo cotidiano, picara para lo absurdo.
Diestra para lidiar con la insensatez, naif en lo que se requiere,
Sin dote alguna, con destreza para sortear los momentos que requieran de ese don.
Preferentemente pura, En lo posible sin cirugías,
Edad? la justa.
Religión? La mínima.
Sonrisa frecuente, Ojos que vean y miren.
Color, a discreción.
Que le guste el Vino, excluyente.
Que exija tanto como sea capaz de otorgar.
Que prefiera no usar anteojos oscuros.
Que sepa solo cocinar cuando hay hambre y sepa compartir las ollas.
Que se anime a deleitar con platos supremos cuando necesita complacer.
Que sepa comer y devorar cuando se la quiere complacer.
Que viva cerca de mi casa,
Que tal vez un día viva en mi casa. Que mis hijos la inquieten, que a mí me inquiete.
Que pueda ser tan libre como para atraparme, Se Busc

Estupidez

Quien puede definir con criterio valido la gravedad de una estupidez?
La estupidez es capaz de ser criticada con regla que la mensure?
Es mensurable? 
El amigo Alberto dijo un día algo así…
Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana.
 Y del Universo no estoy seguro.
Esto me lleva a seguir con el pensamiento, y en este camino surgen cuestiones.
En primera medida la clara incapacidad de mensurar el infinito. Aunque parezca  una obviedad.
Luego aceptar que es una simple  y bella palabra inventada justamente para explicar lo que no se puede medir. Me estoy pasando de obvio?
Gracias Alberto por poner un ejemplo claro para los no matemáticos.
Lo que magnifica, o su opuesto,  a una estupidez, es el que se ve afectado por ella.
Solo él puede describir su consecuencia con autoridad.
El autor, voluntario o no, culpable o no, imputable o no de una estupidez, es obvio que no será capaz de siquiera comprender ni con muchas ganas, su consecuencia., menos aún describirla.
Digamos entonces que no podrá comprender tampoco los detalles inmensos que conllevan la acción de una estupidez hasta una consecuencia.
La estupidez (y vuelvo a lo obvio), es producto de la acción de un estúpido.
Si emprendemos la deliciosa  búsqueda en un diccionario llegaremos  a una definición cercana a : Persona que muestra torpeza o falta de entendimiento para comprender las cosas.
Yo he cometido varias estupideces. Más de … una bolsa llena, con seguridad.
Eso si, al cometerlas, más tarde o más temprano, supe ver lo que provocaron, verlo dije, pero  no sufrir sus consecuencias directas. Otra obviedad.  El estúpido goza de una suerte casi milagrosa.
Pude verlo como decía, sí, pero una estupidez aun vista, no puede pretender  por haber sido vista, , pretender buscar perdón.
 Jamás una estupidez  será merecedora de justificación alguna (aunque en un jurado pueda ser sacrificada en nombre de tecnicismos hechos y derechos ….), una estupidez efectuada,  tiene consecuencias que no vive directamente el estúpido.
Quedo claro?
También Alberto dijo que Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosa.






Que hago acá ?

Que hago acá ?
Estamos aca para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo.
Estamos acá para tomar elixires.
Estamos acá para matar la guerra.
Estamos acá para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos.
Estamos para enloquecer en momentos.
Estamos para devorarnos en morbos.
Alguna gente no enloquece nunca; Alguna gente no sabe de morbos.
Qué vida verdaderamente horrible deben tener. Demonizar palabras, pobres no se atreven a ni en un instante asomarse.
Aunque pienso que la necesitar definir las cosas que aún no definiste,  es básicamente problemas.
Quizás por eso no se asoman.
El alma libre es rara, pero la identificas fácilmente cuando la ves.
Y también está, por supuesto la locura y el terror de saber que alguna parte de vos es como un reloj al que no puede dársele cuerda otra vez, una vez que se para.
Cuando amor es una orden, uf, que odio, se puede convertir en un placer.
Toquen el violín.
Bailen la danza del vientre delante de velas rosas.
 Maten a su perro.
Preséntense al Jefe de gobierno para verlo un rato a los ojos.
Vivan en un barril.
Pártanse la cabeza con un hacha.
Planten tulipanes bajo la lluvia.
Déjense desear y sucumbir en abrazos , licores y exabruptos verbales.
Pero no escriban ni digan más basuras.
No hagan cosas que los transformen en basura.
A lo sumo regodeáte alguna vez en la tuya si te sirve, pero no se la des a otro.
Sepan que la mayoría de la gente va del parto a la tumba sin que apenas les roce el horror de la vida. Y más atroz aun, ni una brisa de placeres.
Yo solo sé que hay demasiada gente con miedo.
Cogiste!! , feroz o culpogenamente, brutal o suavemente, despierto y dormido, con ganas o sin.
Y seguro de muchas formas más creo, (si no es así, por estos lares sin ser un fantasma, un ciego, un villano invisible, un desconsiderado o sencillamente  un vil, puede que conozcas otras más.)
Pero alguna vez hiciste el amor en medio de la tristeza?
Ahora son las 5:15 de la mañana. Siempre son las 5:15 de la mañana acá y ahora así.
Donde fueron a parar las personas que eran capaces de elegir y discriminar.
Ponete un poco de música, esa que te mete en suaves lugares, no esa que te anestesia o peor, que todavía no sabes ni por que la pones.

.

Akira Kurosawa


La muerte es entendida como una liberación necesaria y deseable (Madadayo).
Tal vez sea un error ético del caos, una rapsodia en Agosto; Pero los sueños de una orquídea dándole la sombra al guerrero, uno de los bajos fondos, en donde era llamado el cazador y que creyó ser Barbarroja de un infierno de odio no lo protegió de miradas.
Sanjuro era llamado, un cobarde con guardaespaldas, mirado como el cazador de samuráis por los canallas que duermen en paz.
Dicen que vivía en la fortaleza escondida sentado en un trono de sangre de los bajos fondos. Quizás sean crónicas de un ser vivo, una donde existe un grupo de siete samuráis, donde vivir era casi una bondad humana, donde dominaba el idiota en medio de un corrupto escándalo.
Una vida que como un duelo silencioso en el cual tanto el perro rabioso como el ángel ebrio no añoró la juventud.

En un domingo maravilloso donde los hombres que caminaban sobre la cola del gran tigre, soñaban con rescatar a la más bella, el mercenario que era la nueva leyenda del gran judo, desfalleció mientras los que construyen el porvenir lo obligaron a escuchar las palabras “espera un poco”.


Los hermanos Coen


El Gran salto que dio Barton Fink lo llevo a una muerte entre las flores.

Era un abismo de una crueldad intolerable y sin lugar para los débiles.

El Gran Lebowsky que era un hombre serio y con valor de ley, encontró un escrito junto al cuerpo con identidad peligrosa que decía “quémese después de leerse.

Se preguntó mil veces, Donde estas hermano? se lo repetía al hombre que nunca estuvo allí y que se convirtió en invencible.


Era el momento de emprender el viaje a Fargo, junto al quinteto de la muerte, ellos se ocuparían de  seguir educando a Arizona. 

Comenzaron a caminar silbando la balada de un hombre común.


Alfred Hitchcock


Rebeca recordó cuando sintió el frenesí y el vértigo de haber sido testigo, en el momento en que miro por la ventana indiscreta y vio como dos extraños en un tren, 
dejaban de estar encadenados y con la muerte en los talones, desataban la soga que sujetaba a los pájaros que llevarían a cabo el crimen perfecto.


Lo que ella no sabía era que aquella experiencia la convertiría en naufrago de una Psicosis, donde indefectiblemente era la víctima.


Stanley Kubrick



El día de la pelea junto a una casta de malditos caminamos senderos de gloria limitados entre miedo y deseo.

Nacido para matar y cubierto con la chaqueta metálica, llevaba ojos ampliamente cerrados pero con cierta inteligencia artificial.

Sería el atraco perfecto, suerte de 2001 odisea en el espacio

Teníamos la perfección de una naranja mecánica, de una patrulla infernal.

Pasamos por la puerta de Barry Lyndon aquel doctor insólito que al asomarse por la ventana erguido como Espartaco nos inundó con un violento resplandor.

 A la vuelta de la esquina estaban los marineros.

Rápido como un padre volador, mire fijamente a Lolita y le regale el beso del asesino.

Al instante sonó un teléfono rojo que nos dijo, volamos a Moscú.



Armando Bo

Una diosa impura me dijo que el demonio creo a los hombres.
Pudo haber sido quizás la mujer del zapatero, la señora del intendente, la mujer de mi padre o tal vez, el último amor en tierra del fuego.
Claramente era una viuda descocada, increíblemente insaciable, una leona en el sexo y en el amor. Pero sin familia.
Su furia infernal podía develar las intimidades de cualquiera.
No niego que era una tentación desnuda en aquellos días calientes de lujuria tropical, de éxtasis tropical.
Desnuda en la arena era fuego, carne, un trueno entre las hojas de un arbusto escondido en los médanos.
Logro que yo llegase a decirles adiós muchachos, no compartamos más la pelota de cuero a los sabaleros de la mesa semanal del bar.

Esta suerte de burrerita de Ypacaraí, con su embrujada fiebre, me obligo a terminar como una mariposa en la noche volando camino a la India.


David Lynch



Esta quizás sea una historia verdadera, una suerte de crónicas americanas donde un conejo corre hacia una tierra de estúpidos.
Son seis hombres poniéndose enfermos por una sinfonía industrial en el aire, los dueños de premoniciones siguientes a una mala acción, que añoran niñez y juventud. 
Yo quemo una piña y vomito su casa mientras que mi absurda abuela me recuerda que todo lo que quiero para navidad son mis dientes frontales.
Pienso en un cuarto oscuro que es como un imperio tierra adentro y mi corazón salvaje tienta a mi cabeza borradora para hacer un rastreo de errores en la carretera perdida que me llevara a Mulholland Drive. 
En un instante, atravieso una duna con forma de picos gemelos, suaves como un terciopelo azul y llego al cuarto de hotel. Un hombre elefante me mira mostrándome solo un alfabeto, yo no conozco a Jack y aprieto el botón rojo. Ya amputado y en un absurdo encuentro con el miedo, acepto el trago que me invitan el vaquero y el Francés mientras una dama azul atrapa al pez dorado que brilla junto a la lámpara azul verde que me recuerda a Shanghái.


David Cronenberg

Cuando una Señora Mariposa volaba entre tontos, una mosca moría en una historia de violencia.
Inmersa en una zona muerta y con el vértigo de un escalofrió, chocaba con una araña dueña de métodos peligrosos y promesas del Este.
Se hundió en la existencia de una cosmópolis que ofrecía almuerzos desnudos de camadas rabiosas sonando en estéreo.

Y sometiéndose a crímenes del futuro, se atraganto con el mapa de las estrellas.


Wim Wenders

Supuse que tal vez mi cuerpo estaba recostado en el hotel del millón de dólares.
Eso, sería como estar tan lejos… tan cerca.
Un falso movimiento, como los de aquel amigo americano, en letra escarlata, me ponía frente a los ojos el estado de las cosas.
Esa noche entre sueños, con el curso del tiempo queriendo ir hasta el fin del mundo, viaje en un tour Paris – Texas.
Las alas del deseo me llevaron al hombre de China Town que apareció junto a Alicia en las ciudades aledañas a Tokio-Ga. Y frente a ella tuve el miedo del arquero ante el tiro de un penal.
Gire la cabeza, vi un relámpago sobre el agua y descubrí a la mañana siguiente el verano en la ciudad.


Culpa

Tengo un gran hijo.
Dos en realidad, pero esto que comienzo a escribir hablara tal vez en algún párrafo, de las bellas virtudes de uno, el otro tendrá sin dudas otro momento para ser protagonista ya que de virtudes no carece.

Hasta hoy creía que todo lo relacionado a la familia que hice era casi perfecto.
Un “casi” que para ser tal, perfecciono un sin número de artilugios naturalmente humanos. Creó justificaciones divinamente variadas, invento pastillitas anti miedos, ejecuto acciones tituladas como tapa de cuento de un pasar feliz pinto  colores jamás vistos con inconsciente animo marketinero.

Un día hace no muchos, más de mil quinientos más o menos, empecé a despojarme lentamente de las estrategias que armaban ese mundo fantástico, que trato de describir ahora en palabras.
Y en mil y tantos días, pasaron más de mil y tantas cosas en el alma de uno.
Son tantas que muchas van en grupo, porque claro, las cuestiones similares se agrupan. Y es lógico.
No viene al caso explicar ahora fenómenos de la química o de la física.

Un gran error que descubrí a mis miles de días de añejo, es que echar culpas a uno mismo o a otro es una estúpida empresa.
La culpa es una estúpida empresa! (Vale la reiteración)
Es hasta una estúpida palabra, una estúpida pérdida de tiempo, una estúpida justificación.
Es claramente, una Estupidez. (Vale la obviedad)

La culpa es un villano narcisista, y si, merece hasta el cambio de género en esta descripción.
Es tan vil, mentiroso y cobarde como un estelar mago que hace desaparecer el dolor propio y el provocado tan rápidamente como seamos capaces de crear un culpa nuevo que haga desaparecer al anterior.

La palabra culpa parece más dura que la palabra responsable, pero con celeridad afirmo que estoy en desacuerdo.

Soy culpable o soy responsable de la reacción que provoca una acción mía ?
Hoy ya puedo afirmar que soy responsable.

Ser Responsable de algo es tanto más verídico.
Tanto más largo en dolor de pecho.
Tanto más caudalosa es la cascada de lágrimas derramadas.
Tantas más posibilidades nos da de crecer
Es tanto más palabra.

Imagino un borra tinta que se desliza sobre la palabra culpa.
Me imagino después con una birome escribiendo arriba de la huella todas las no palabras que se me susurran diciéndome y a quien corresponda, al oído o al estómago, detallados pequeños reclamos, nítidas visiones ajenas muy válidas, reales sensaciones no propias y demás fundamentos que sin duda, van a explicar claramente la diferencia entre ambas.

Pensando en que seguir relatando después del renglón anterior,  se me ocurrió que tal vez no haya manera de escribir un párrafo en donde responsable pueda acompañarse con justificación y con hipócrita.

Alguien alguna vez me hizo desconfiar de la palabra justificación, me hizo en realidad desconfiar del que la utiliza.
Yo después de masticar mucho la idea me ocupe de desconfiar no solo del que se justifica sino de todas sus conjugaciones.
Lo mismo me paso con hipocresía, ahí no hizo falta
que alguien me llevara a pensar en ella.
Ella vino solita después de andar conjugando.
Pero claro, no es para conjugar,  te adjetiva, la pobre es no solo no querible sino que además deriva de un sustantivo.  Ojo, no la subestimo en absoluto. Solo veo que gramaticalmente tiene más límites, que no los tiene en definición y valor.

No se justifique más por el amor de dios, no sea hipócrita y bellaco, tenga la responsabilidad que su imagen y espíritu deben demostrar.


El último párrafo demuestra que siempre hay maneras de unir palabras que creías inunibles.